Bienvenido

Las arcadas, las gárgolas y la historia de las calles del casco viejo de La Rochelle han convencido a Sabine y Olivier de hospedar a sus visitantes en las 5 habitaciones de una casa del siglo 18 con un jardín y que ofrece momentos de descanso y de tranquilidad, cerca del puerto antiguo.

Los desayunos se toman en la planta baja donde está la cocina abierta o en la

terraza del jardín cuando el tiempo lo permite.

Además de una selección de bollerías clásicas, de varios zumos y de ensaladas de frutos frescos, un placer gustativo diferente está propuesto cada día : bollerías y mermeladas de la casa, crepes, cremas pasteleras, arroz con leche, yogur...

123